TOUCH BELOW FOR A FREE CASE REVIEW 24/7

¿Qué es la Ley de Lesiones Personales?

Si sufrió un accidente de trabajo o un accidente automovilístico con lesiones personales, los abogados de Lluís Law pueden ayudarlo en lo que necesite. Sean cuales sean sus necesidades en compensaciones o denegación de reclamaciones, los abogados expertos de Lluís Law tienen más de 40 años de experiencia en la representación de personas lesionadas en el área de Los Ángeles.

Casi nadie piensa en que en algún momento de su vida tendrá que buscar los servicios de un abogado de lesiones personales experto para enfrentar esta realidad cotidiana. Los peligros en la calle, en nuestro trabajo, en un restaurante y en los lugares más insospechados son tantos, que cuando nos paseamos por ellos de inmediato reconocemos que siempre estamos expuestos.

Los peligros son muy diversos desde un “simple” resbalón y viaje sin caída, un accidente de tránsito, un accidente de construcción hasta quedar atrapado o comprimido. Por muy trágico o exagerado que parezca pensarlo, nadie está exento de sufrir estos o cualquier otro tipo de accidente cualquier día a cualquier hora.

¿O acaso todos los días no vemos conductores negligentes, calles rotas y aceras con desniveles, sin dejar de mencionar los productos defectuosos que pueden causar un accidente?

Solo en las salas de emergencia de hospitales de los Estados Unidos durante 2012, fueron atenidas 32 millones de personas heridas, de acuerdo a cifras aportadas por el Centro Nacional de Estadísticas de Salud.

Esto demuestra que los peligros siempre están latentes y nada indica que nosotros no podemos ser los próximos en sufrir una lesión física después de un accidente.

¿Qué es una lesión personal?

No siempre las lesiones físicas que sufrimos son causadas por imprudencia, negligencia o por la conducta deliberada de otra persona, pero algunas veces sí podemos padecer una lesión grave por culpa de una persona, una empresa o una agencia gubernamental.

En este sentido, la ley de lesiones personales de California permite establecer la responsabilidad civil por lesiones o muerte contra personas, compañías o entidades públicas que han actuado de forma negligente o intencional causando daños corporales o materiales a otros.

Algunas veces se puede determinar también la responsabilidad financiera por pérdidas patrimoniales y no patrimoniales, si existe un argumento legal sólido, viable y demostrable. Sin embargo, casi siempre la responsabilidad de otra persona o empresa, se basa en su conducta negligente al no tomar las previsiones, corregir un problema o tener cuidado para evitar que alguien se lastime.

La mayor parte de los reclamos por lesiones personales están basados en accidentes de carácter involuntario, que ocurren en la calle o en el lugar de trabajo. Sin descartar las lesiones intencionales provocadas por una agresión física o sexual, que puede dar lugar a demandas civiles o penales.

Cuando se establece la responsabilidad financiera contra una persona o empresa por daños, es por una situación muy precisa y específica prevista en la ley, en la cual la parte responsable actúa sin culpa.

Basamento jurídico de las reclamaciones y recuperación de daños

De la misma forma, los reclamos por lesiones personales en California están basados en conductas que causan lesiones físicas, emocionales o daños financieros a otra persona. Si la víctima resultó lesionada al resbalarse en un piso mojado, fue atropellada por un conductor ebrio o sufrió un accidente al usar un producto defectuoso, el abogado de lesiones personales puede basar su reclamación o demanda en diversos tipos de daños.

La recuperación de daños puede ser por facturas médicas, pérdida de ingresos y pérdida del empleo, disminución de la capacidad de trabajo y por ende de generar ingresos, dolor y sufrimiento. También por limitaciones para llevar una vida normal, pérdida de la compañía del cónyuge, pérdida de relaciones sociales y afectivas. Aparte de los daños punitivos para castigar y persuadir al responsable de no reincidir en esa conducta lesiva para la sociedad.

En todo caso, los daños se establecen y argumentan dependiendo de las circunstancias en las cuales ocurrió el accidente con lesiones personales. Un abogado de lesiones personales experto de Los Ángeles evaluará con precisión el caso y sabrá qué daños pueden ser recuperados y cuáles no.

Del mismo modo, podrá identificar a la parte responsable del accidente automovilístico o el accidente de trabajo, según sea el caso, después de un profundo proceso investigativo. Sobre esa base establecerá con precisión la compensación más adecuada para el cliente por los daños que le han sido causados.

¿Qué esperar de un abogado de lesiones personales en Los Ángeles?

El trámite de una demanda por daños no es un asunto simple que se pueda confiar a cualquiera. La gestión de un proceso legal por lesiones personales puede ser complicada y consumir mucho tiempo, según la gravedad de las lesiones y las circunstancias del caso.

Para enfrentar o presentar una demanda por lesiones personales, hay que tener un conocimiento profundo de la Ley de responsabilidad civil de California y haber litigado por muchos años en los tribunales de Los Ángeles.

En el bufete de abogados de lesiones personales de Lluís Law, ofrecemos a nuestros clientes una asistencia legal integral, porque sabemos que las víctimas dependen de nosotros para recuperar sus daños y en ese momento están agobiados por las lesiones y sus consecuencias. Cuando nos entregan un caso trabajamos de la siguiente manera:

  • Revisamos e investigamos con sumo cuidado los hechos.
  • Estudiamos a diario el derecho y nos mantenemos informados de la jurisprudencia y cualquier cambio en la ley.
  • Cumplimos estrictamente con los procedimientos judiciales y los plazos en cada etapa del proceso judicial.
  • Buscamos la opinión de expertos según el caso: ingenieros, médicos especialistas, economistas, psicólogos, peritos, expertos en accidentes y demás profesionales.
  • Ayudamos en la organización y presentación de reclamos de lesiones personales y daños materiales a las compañías de seguros.

¿Cómo trabajamos la Ley de lesiones personales de California?

Nos gusta explicar a nuestros clientes de qué forma procederemos en su defensa y cuáles serán los argumentos de la Ley de lesiones personales de California que invocaremos para ganar el caso.

Defensa persuasiva en un tribunal

Estos son algunos de los elementos jurídicos que sustentan las reclamaciones o demandas de responsabilidad civil y que más comúnmente se alegan:

Negligencia

Es la teoría legal más frecuentemente invocada para establecer la responsabilidad de una persona o empresa en una acción por lesiones personales. Al presentarse una demanda por lesiones personales, el abogado del demandante debe delinear y comprobar muy bien los siguientes elementos legales:

1. Obligación legal

Solo se puede responsabilizar a una persona, compañía o entidad pública por lesiones personales si la parte acusada tiene un deber legal de cuidado o prevención hacia la víctima de la lesión. Es decir, tiene que haber una obligación legal (no necesariamente moral) de proteger a la víctima asumiendo una conducta correcta.

Por ejemplo, un conductor tiene la obligación al conducir de respetar las señales de tránsito, de no ingerir alcohol o drogas mientras conduce y de no distraerse enviando mensajes con el celular, porque puede causar un accidente automovilístico. De la misma forma que un empleador tiene la obligación de socorrer y prestar primeros auxilios a un trabajador que se lesiona o de reparar un piso dañado por donde transitan sus empleados.

No así tiene la obligación legal un transeúnte que va caminando por la calle y al ver a una persona que sufrió un resbalón o caída y se lesiona, decide seguir del largo. Si bien ese transeúnte tiene la obligación moral de ayudar a la persona que sufrió el resbalón, la ley no lo obliga a actuar para ayudar a la víctima.

El deber legal de asumir una conducta previsiva y cuidadosa para no causar daños a otras personas, generalmente surge porque existe:

  • Un contrato o relación comercial entre las partes.
  • Una relación familiar (responsabilidad de cuidado padres – hijos)
  • Conducta del acusado que coloca a la víctima de la lesión en una posición de peligro.
  • Deber establecido en la ley o cualquier otro instrumento legal.

Cuando una persona o empresa tiene sobre otro el deber de atención y no lo cumple correctamente, este elemento puede servir de base para establecer la responsabilidad

2. Incumplimiento del deber de cuidado

La convivencia social en la mayoría de las situaciones obliga a las personas a actuar de forma prudente para evitar dañar a otros con nuestros actos o descuidos. Las leyes en general establecen lo que es bueno y es malo, lo socialmente aceptable o no.

Sin embargo, para la aplicación de esta norma se requiere que la conducta de un acusado sea sometida a evaluación por un jurado. Este determinará si el acusado actuó razonablemente, en otras palabras, si tuvo una conducta coherente con sentido común para evitar los daños a otra persona.

Dicha conducta es evaluada sin tomar en cuenta las limitaciones de orden psicológico del acusado o si este actuó bajo efecto del alcohol o las drogas, pues en todo caso el responsable pudo decidir conscientemente entre intoxicarse o no.

Las leyes establecen estándares de conducta al normar la vida en la sociedad. Conducir ebrio o permitir que los consumidores entren a un supermercado y transiten por pisos mojados sin advertirles del peligro con letreros, es una conducta que incumple totalmente el deber de cuidado razonable con el público usuario.

Cada situación implica un deber de mayor o menor atención a la víctima de una lesión. El “estándar de persona prudente razonable” se aplica en un juicio dependiendo del tipo de oficio que realiza el acusado.

A continuación algunos ejemplos de los estándares de atención por parte de personas cuyo estándar de persona razonable y por lo tanto responsable, es más alto:

Operadores de transporte masivo

Los conductores y compañías de transporte (autobuses, trenes, aviones, barcos), tienen un alto deber de atención con los pasajeros, por lo tanto, su responsabilidad es mayor que la de cualquier otro conductor particular. Los pasajeros que llevan dependen de la capacidad de manejo, conducta razonable y condiciones físicas de los operadores.

El usuario de cualquiera de estos medios de transporte confía en que las unidades están en condiciones óptimas de operatividad y que sus operarios con competentes en la tarea de conducción que se les confió.

Médicos y profesionales de la salud

La conducta negligente de un médico que causa daños a un paciente no puede ser excusada bajo estándares comunes tampoco. El estándar de persona razonable no puede aplicarse al médico, que se supone cuenta con la capacitación adecuada y los conocimientos requeridos al momento de practicar una intervención quirúrgica, por ejemplo.

El estándar que se aplica en este caso es el de un profesional de la medicina similar en esa misma área geográfica donde realiza sus prácticas médicas.

Intrusos o ladrones (responsabilidad de locales, mordeduras de perro)

En una propiedad privada, incluso con los intrusos, se les advierte sobre peligros en caso de entrar a robar por medio de avisos (alto voltaje, perros bravos y otros). No es legal ni moralmente aceptable colocar trampas en locales o viviendas, pues se supone que también en estos casos se debe tener un mínimo de cuidado. A menos que el ladrón esté cometiendo un delito en flagrancia.

3. Causalidad

Este concepto legal supone el incumplimiento del deber por parte de la parte responsable que causó las lesiones. Bajo la ley de California existen dos formas de causalidad que deben cumplirse en un caso de lesiones personales. Una es la prueba “pero para”, en el que el demandante intenta probar que el accidente no habría ocurrido si el demandado no hubiera hecho tal o cual cosa.

Por ejemplo, si el demando no hubiera girado bruscamente el demandante no habría resultado lesionado. Esta prueba ha caído en desuso en los tribunales de California, porque se cree que puede confundir a los jurados. En su lugar se está empleando la prueba conocida como el factor sustancial.

Según esta prueba una persona razonable podría considerar que el incidente ocurrido contribuyó a la lesión del demandante, pero no fue su única causa. Es decir, ya había factores preexistentes que contribuyeron a la lesión. El factor sustancial se invoca generalmente en los casos de lesiones de tejidos blandos.

Se argumenta que una lesión de espalda, un esguince por ejemplo, resultante después del accidente, fue producto de una enfermedad preexistente o degenerativa. A los abogados de los demandados y a las compañías aseguradoras les encanta argumentar con esta prueba.

La otra forma de causalidad es la llamada “causa próxima”. Para probar la negligencia en este caso se requiere que la persona lesionada demuestre que el daño provocado en un accidente o la omisión por parte del demandado, era razonablemente previsible.

De cualquier forma, siempre el seguro y sus abogados intentarán desarmar a la víctima cuando intenta defenderse sola y muchas veces, por desconocimiento de la ley, e inexperiencia, se quedan sin argumentos para demostrar la conducta negligente de un médico, de un conductor ebrio o del dueño de un supermercado.

4. Daño

Probar el daño en una reclamación o juicio significa que el demandante demuestre que las lesiones personales fueron como consecuencia de la acción directa del demandado. Los tipos de daños que se pueden reclamar generalmente en un caso de lesiones personales son: lesiones corporales, pérdidas patrimoniales o financieras y daños a la propiedad.

La víctima puede recibir compensación por la pérdida directa de dinero por el pago de facturas médicas, al igual que los daños no económicos tales como dolor y sufrimiento.

Si la víctima puede probar estos cuatro elementos, obtendrá compensación, de lo contrario, tendrá que cargar con las lesiones personales causadas por una persona irresponsable que si estaba representada legalmente.

Agravios intencionales

Aunque parezca insólito para cualquier persona que no esté empapada en temas de derecho que involucren lesiones, las leyes de seguro de compensación del estado de California no cubren la conducta indebida intencional.

Aunque parezca un contrasentido, la conducta negligente recibe más compensación que la conducta intencional indebida, muy a pesar de que el accidente y las lesiones sean similares.

La víctima de un delito de agresión física de cualquier naturaleza, puede demandar penalmente a su agresor y reclamar una indemnización por daños y perjuicios, pero no exigir compensación.

Con la ayuda de un abogado penalista experto en lesiones personales, la víctima puede cobrarle a su agresor, mediante el rastreo de sus cuentas bancarias y propiedades y la presentación de una demanda ante los tribunales.

Si el agresor no posee activos suficientes, se podría pensar en otros responsables cuando la agresión ha ocurrido en un bar, un restaurante o cualquier otra propiedad privada que debió prestar mayor vigilancia y seguridad a sus clientes.

Responsabilidad objetiva

En determinadas circunstancias, la responsabilidad puede imponerse independientemente de quien tenga la culpa de las lesiones. Estos reclamos son conocidos como de “responsabilidad estricta” o responsabilidad objetiva.

Cuando la evidencia es suficiente para demostrar la responsabilidad estricta, el caso resulta más fácil porque no es necesario probar la conducta negligente.

El demandante solo necesita probar que la lesión ocurrió y que el acusado fue el responsable del accidente. Ejemplo de responsabilidad estricta son los siguientes casos:

– Responsabilidad por productos defectuosos.

– Actividades peligrosas como explosiones o demoliciones.

– Invasión o intrusión de animales domésticos o salvajes en propiedad privada.

Escoja bien su abogado de lesiones personales

Ganar una reclamación o una demanda por responsabilidad civil, depende en muy buena medida del abogado que usted escoja para representarlo. Los casos de responsabilidad por lesiones personales que parecen fáciles de ganar, pueden complicarse al extremo cuando no se cuenta con ayuda legal adecuada o se prescinde de ella.

Para una víctima de lesiones perder un caso o recibir una compensación muy por debajo de lo que razonablemente debería recibir, no puede ser nunca una opción. Porque el tratamiento de las lesiones es costoso y dejar de recibir ingresos por pérdida del empleo en una situación así, es catastrófico.

Los casos de negligencia médica, responsabilidad por productos defectuosos, intoxicaciones, son más complejos pero también más costosos. En algunos casos el bufete de abogados debe costear algunos gastos de los litigios para la contratación de expertos que ayuden a sustanciar la demanda.

Si usted o un ser querido sufrieron una lesión personal y buscan una compensación justa, no dude en contactarnos para una consulta gratuita. Llame ahora mismo por el teléfono 1.213.320.0777 y con gusto responderemos todas sus preguntas y lo guiaremos en el proceso de reclamación o también podemos representarle si su caso amerita de una demanda.

Dirección: 205 South Broadway, Suite 1000 Los Ángeles, CA 90012. Tel: (213) 687-4412 Fax: (213) 687-3441.