TOUCH BELOW FOR A FREE CASE REVIEW 24/7

¿Cuánto dinero puedo obtener después de un accidente automovilístico?

Si usted o un ser querido sufrió un accidente automovilístico, los abogados de lesiones personales de Lluís Law, pueden ayudarlo a recuperar los daños por lesiones personales y materiales que ha sufrido. Tenemos más de 40 años representando a víctimas de accidentes y sirviendo con éxito a la comunidad de Los Ángeles.

Cuando las personas sufren un accidente automovilístico, las facturas de gastos médicos y gastos del hogar se acumulan a una velocidad vertiginosa por varias razones. Los gastos médicos suelen ser elevados, los daños a la propiedad deben ser reparados y la interrupción del trabajo provoca una pérdida de ingresos inmediata.

Aunque no existen fórmulas estandarizadas para determinar cuánto dinero puede ser recuperado después de un accidente de auto, aparte de que cada caso es diferente, es posible tener algunas estimaciones. Aquí tratamos de mostrar un panorama amplio sobre este punto.

Las compañías de seguros calculan de diversas formas el valor de las lesiones personales y se valen de varios métodos para determinar cuánto pagar por concepto de compensación por gastos médicos reales y salarios perdidos, además del monto por reclamos de indemnización por “dolor y sufrimiento”.

Las dos fórmulas más utilizadas para calcular el valor de una reclamación en un accidente automovilístico son:

El método multiplicador

Es uno de los métodos más usados para calcular el dolor y los daños sufridos. Consiste en multiplicar los daños reales (vale decir, facturas médicas y salarios perdidos) por un determinado valor numérico subjetivo según la gravedad del caso.

Generalmente los abogados de lesiones personales multiplican tales daños reales por tres para determinar un monto en dólares razonable de daños. Por ejemplo, si los gastos médicos suman $ 6,000 y el salario perdido fuera de $ 1,500, la multiplicación de $ 7,500 por tres daría un total de $ 22,500.

Las compañías de seguros no siempre aceptan de buena gana este método y cada vez intentan reconocer menos beneficios a las víctimas para compensar su dolor y daños sufridos. Actualmente existen programas de computación para calcular los beneficios en los que casi siempre el monto del reclamo es subestimado.

Claro que el multiplicador siempre dependerá del tipo de lesiones de accidentes automovilísticos, su gravedad, las circunstancias agravantes que rodean el accidente y el tiempo de recuperación que tendrá la víctima.

No es lo mismo, sufrir una fractura de cráneo que requiere de varias cirugías y un tiempo de recuperación prolongado, producida en un accidente cuyo responsable estaba ebrio, que una fractura de tibia por arrollamiento que puede ser subsanada con una sola operación. En el primer caso el multiplicador se puede elevar considerablemente.

El multiplicador para un accidente grave con lesiones puede ser de 3 o 4 mientras que el de un accidente con daños materiales (el hundimiento de la cajuela del automóvil), apenas de 1 o 2. Todo dependerá de las circunstancias y del accidente propiamente. Si el demandante, tuvo en parte la culpa del accidente esto también se contabiliza para disminuir el multiplicador.

Las compañías de seguro revisan con lupa también el tipo de tratamiento que exige el demandante a la hora de considerar la suma requerida. Si la suma para tratar la lesión sufrida exigida es muy alta, el proveedor de seguro buscará reducir el tiempo del tratamiento o los gastos médicos que cobra la clínica por prestar el servicio.

Así, en lugar de aprobar 5 meses de tratamiento, consideran que solo con 4 meses de terapia es suficiente para recuperarse de la lesión. Es casi una regla de las compañías de seguros no pagar tratamientos médicos de tiempo prolongado y montos de servicio excesivos para calcular el dolor y el sufrimiento.

Se busca obtener una compensación justa pero en modo alguno es conveniente presentar reclamaciones o demandas por lesiones leves por montos excesivos. Porque no solo es contraproducente, sino porque nunca las compañías de seguros pagarán una compensación que consideren desproporcionada.

El método de tarifa diaria

Este método es utilizado por algunos abogados de lesiones personales y compañías aseguradoras. Por medio de la tarifa diaria se calcula el valor de un reclamo por lesiones personales en lo relativo al dolor y el sufrimiento. El método consiste en asignarle a la víctima una suerte de viático diario o semanal para compensar los daños.

El siguiente monto puede ilustrar sobre este método de pago. Si los gastos médicos son por $ 5,000 y la pérdida de ingreso fue de $ 1,200, que suma en total $ 6,200. En los siguientes dos meses tuvo que asistir a varias consultas médicas y tomar medicamentos recetados como parte del tratamiento de recuperación.

Al cabo de ese tiempo el paciente logró recuperarse y pudo reanudar su trabajo diario. Tomando en consideración los salarios perdidos durante 3 meses, se asigna un valor diario de $ 180 a esos “viáticos” y se multiplican por 90 días o tres meses. A razón de 180 diarios, la suma total exigida sería de $ 16,200.

La forma de elegir la tarifa diaria surge del estimado de ingresos que tiene la persona regularmente y que hubiera percibido de no haberse lesionado. Si los ingresos de esa persona son normalmente $ 180 diarios, entonces esa es la suma que puede ser exigida razonablemente.

Ya sea ante el ajustador y el abogado de la compañía de seguros o ante un juez en caso de una demanda, la víctima debe argumentar y probar que en realidad ese dinero es el que dejó de percibir. No basta con decir, yo dejé de ganar $ 180 y reclamó $ 16,200, hay que comprobar que ese monto tiene un asidero real.

Obtención del valor final

Se considera que la forma más razonable, valedera y demostrable de calcular el valor de un reclamo son estos dos método: el de os multiplicadores y el de los viáticos. Porque entre ambos se puede obtener una cifra bastante cercana a lo justo. Es a partir del resultado de cualquiera de los dos métodos o de ambos incluso, donde se empiezan a ajustar las expectativas de compensación.

Algunos de los factores a tener en cuenta son varios: la gravedad de las lesiones, el número de involucrados y lesionados en el accidente, el período de convalecencia, si la persona estaban empleada o no y las posibilidades de ganar la reclamación.

Casi siempre hay que escoger una cifra intermedia entre la aplicación de los dos métodos de cálculo del valor de la reclamación. Si el multiplicador arroja una suma de $ 20,000 por ejemplo, y el pago diario de viáticos de $ 30,000, entonces una cifra razonable podrían ser $ 25,000

Después de hacer estos cálculos junto con usted, el abogado de lesiones personales experto, puede comenzar el proceso de obtención de compensación con la redacción de la carta de demanda que será presentada ante la compañía de seguros.

Los testimonios de nuestros clientes después de ganar una reclamación o una demanda, son nuestra mayor satisfacción. Si usted o un ser querido están involucrados en un accidente de peatón con lesiones graves, no dude en contactarnos para una consulta gratuita. Llame ahora mismo por el teléfono 1.213.320.0777 y con gusto responderemos todas sus preguntas.